Blanco

casa-navigli_1_MGbig

casa-navigli_2_MGbig

Sin duda, el mayor atractivo de la vivienda que hoy os muestro es su ubicación. Situada entre canales, en el singular barrio de Navigli, en Milán. El apartamento es un dúplex y en él viven la diseñadora y arquitecta Elisa Velvet y su marido, el periodista y corresponsal de guerra para la cadena RAI, Fulvio Gorani.

casa-navigli_4_MGbig

casa-navigli_5_MGbig

casa-navigli_6_MGbig

casa-navigli_7_MGbig

casa-navigli_8_MGbig

casa-navigli_10_MGbig

El apartamento acaba de ser redecorado por la propietaria siendo el color blanco el eje principal del proyecto. Blanco no sólo en el mobiliario sinó también en los elementos estructurales como las paredes, los suelos de madera o las vigas encaladas. El principal objetivo era el de potenciar la luz natural proveniente de los dos balcones de la casa. El hecho es que el sol da en la fachada hasta la hora del almuerzo y luego desaparece detrás de las casas, al otro lado del canal. En este sentido, Elisa también optó por prescindir de cortinas en las ventanas.casa-navigli_11_MGbig

casa-navigli_12_MGbig

casa-navigli_13_MGbig

casa-navigli_14_MGbig

casa-navigli_3_MGbig

Fuente imágenes: Living

Las estancias se distribuyen de la siguiente manera: en la primera planta se encuentran el salón, la cocina abierta y un pequeño baño, mientras que en el piso de arriba se ubica el dormitorio principal y otro aseo. Respecto a las piezas que cabe tener en cuenta, destaco el mueble para guardar la vajilla en la zona de comedor. Se trata de cuatro muebles de dos puertas colocados juntos, adquiridos en Maison du Monde. Los platos blancos pintados a mano de azul se los compró Elisa a un artesano en Palestina. Tanto a ella como a su marido les gusta coleccionar recuerdos de su múltiples viajes. Todavía en el comedor, mención especial para la colección de alambre de Paola Navone.

En el salón, junto al sofá Groundpiece de Flexform, se ha colocado una butaca vintage, de cuero marrón chocolate. Y por último, bajo la escalera iluminada con leds, una pequeña silla hecha a mano por el bisabuelo de Elisa, los candelabros de latón que pertenecieron al abuelo de Fulvio, y un sombrero comprado en un viaje a Indonesia.

Anuncios

2 pensamientos en “Blanco

¡feliz como una perdiz al recibir tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s